El copago es un termino usado para hacer alusión al porcentaje de dinero que no es cubierto por el seguro de salud y que, por consiguiente, debería ser cubierto por el afiliado.
El “copago” nace junto con las instituciones de salud, tanto publicas como privadas, siendo adoptado por las instituciones de salud previcional (isapres). Según un análisis que ha sido llevado a cabo por la superintendencia de salud a lo largo de el 2018, la evolución del copago en 10 años (periodo entre 2009-2018) fue de un 112% ($124 mil pesos a $263 mil pesos) para lo que brindaron 3 componentes explicativos: un crecimiento en los costos de mercado (efecto inflación), un deterioro de la cobertura de los planes de salud (efecto cobertura) y, además por un aumento en la tasa de uso de las prestaciones (efecto tasa de uso).
Hacer el copago Isapres posibilita al afiliado y a sus cargas atenderse de acuerdo con el costo del procedimiento, el cual es convenido entre el prestador y la Isapre, y el cual es menor al costo que cobraría de forma especial el prestador de salud.
Al hacer el copago, la Isapres posibilita al afiliado y a sus cargas atenderse conforme el costo del procedimiento, el cual es convenido entre el prestador y la Isapre, y el cual es menor al costo que cobraría de forma especial el prestador de salud.

Copago fijo y copago variable

El copago fijo o variable dependerá del contrato y renta que el paciente posea, además de las modalidades de la entidad de salud. Ejemplificando, una vez que un cliente necesita de un medicamento para un procedimiento en un centro médico privado, una sección del costo va a ser pagada por el seguro, mientras tanto que el restante va a ser el copago que requerirá abonar el cliente. De esta forma, posibilita entonces minimizar el gasto sanitario y hace consciente al paciente sobre los precios causantes.

Copago fijo. Es, generalmente, un costo fijo que el cliente debería cancelar (y del cual está comunicado en el proyecto y contrato de su seguro), previo a que el propio seguro cubra los costos finales. El precio puede variar conforme con la consulta, la especialidad en el centro doctor, el tipo de medicina, entre otros componentes, empero continuamente está detallado en el proyecto.

Por ejemplo, un copago fijo podría ser el pago exclusivo de 20 $ en la consulta médica en una clínica privada. Además, a medida que más alta es la prima a costear del seguro, más bajo van a ser los copagos fijos (y viceversa).

Copago variable. En la mayoría de los casos, se representa en un porcentaje del precio que la compañía requiere costear. Por ejemplo, en ciertos planes se menciona la cobertura del 80 % del pago de parte de la aseguradora en medicamentos, mientras tanto que el paciente es responsable del restante. De esta forma, el costo final puede variar según lo cual se quiera obtener, así sea una consulta médica, un producto, procedimiento, etcétera.